lunes, 2 de diciembre de 2013

El bebé no entiende de horarios, dar la teta donde nos pille.



Todas las que hemos optado por la lactancia a demanda, lo sabemos, cuando el bebé tiene hambre no puede esperar... y es que no hay ser mas irritable que un bebé hambriento, así que le damos de mamar donde lo pida.


Por desgracia, en nuestra cultura los pechos femeninos son vistos como objetos sexuales y muchas hemos tenido que soportar miradas indiscretas que nos han hecho sentir incomodas. Críticas, si la lactancia es prolongada...Con lo mayor que es y le das teta?
...Aún hay personas que opinan que amamantar en público es obsceno!!


¡¿ A cuántas de vosotras os han invitado amablemente a utilizar la sala de lactancia en un centro comercial?


Estos y otros motivos pueden hacer que algunas mamás se planteen no amamantar a sus hijos… O que vean la lactancia como un engorro.


AMAMANTAR EN UN ACTO NATURAL Y SANO.
No tenemos porque escondernos para amamantar a nuestros hij@s.

Míriam es mamá de dos peques a las que lleva cuatro años amamantado a demanda, ella ha creado La casa de la Lactancia con el objetivo aportar su granito de arena para fomentar la lactancia como la forma más natural y sana de alimentar al bebe, y defiende la lactancia no solo como alimento sino como vinculo entre madre y bebé


Su tienda es algo más que una tienda, es un espacio de encuentro, dedicado a todas nosotras.


Desde su experiencia, nos aporta unas pautas para cuando tengamos que amamantar al bebé en un lugar público:

  • Recuerda que la función de tu pecho es alimentar al bebé y hacerlo es algo natural y bello.

  • Elige un lugar donde el bebé y tú estéis cómodos y recuerda que no estáis obligados a usar la sala de lactancia, es un servicio que se ofrece, pero no una obligación.

  • Nunca des de mamar en un cuarto de baño, es insano.

Os cuelgo el enlace de las recomendaciones que ofrece el comité de  lactancia materna sobre alimentación a demanda.



¿Quereis ver la colección de ropa que nos ofrece La casa de la Lactancia?

Mira, mira ;)


 

Dar el pecho no tiene por qué frenar nuestra vida social !!

y además con la ropa de lactancia podemos estar guapiiiisimas y cómodas.







Post patrocinado por La casa de la lactancia





2 comentarios:

  1. Que iniciativa más buena.
    Cuando yo daba el pecho a mis niñas, con la mayor estuve hasta los 2 años (hasta que ella quiso dejarlo), no había salas de lactancia por ningún sitio (han empezado a ponerlas ahora en los centros comerciales). Estas salas son más cómodas para la mamá y el bebé porque son tranquilas, pero solo si encuentras una en el momento que el bebé tiene hambre.
    Yo le daba la teta donde quería comer y nunca tuve reparo. En mi casa si había visitas o en la calle, me sacaba la teta y si alguien se sentía incómodo, le invitaba a irse y le explicaba que, en ese momento, mi teta era exactamente igual que un biberón y que no era nada violento para mí mostrarla. Hasta mi suegro o mi cuñado, me han visto dar el pecho a mis hijas.
    Que conste que no iba con la teta colgando, intentaba ser discreta, pero siempre se ve algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Rinconcito de Mamy, es verdad que ahora existen muchas salas de lactancia pero en algunas está dentro el cambiador y a veces no resulta muy agradable dar de mamar allí verdad?
      Me encanta la reflexión que haces, si alguien se siente incómodo por ver como una mamá alimenta a su hijo/a, puede marcharse, es genial!!
      Gracias por estar.
      Un abrazo

      Eliminar