martes, 15 de diciembre de 2015

¿¡ Políticas de Igualdad?¡ No, gracias

Post en modo desahogo, en el vomito mi rabia e indignación a la política de igualdad que propone Podemos.

16 semanas de baja por maternidad para la madre y 16 para el padre; INTRANSFERIBLE, que si no siempre es la mujer la que se queda en casa” esto lo dice el señor Pablo Iglesias con la boca grande y todo orgulloso.
¿Pero quien ___ esta haciendo esta política de igualdad?


Pues por mi, os  PODÉIS  meter vuestra política de igualdad por donde os quepa…

No, “señores” no; esa no es la igualdad que necesito.

Con vuestra propuesta demostráis  que no tenéis ni idea de lo que significa criar a un bebé, ni de cuales son sus necesidades básicas para un desarrollo sano. 

Las criaturas necesitan minimísimo durante el primer año de vida a su mamá, puesto que esta viviendo un periodo de exterogestación.
El lugar natural del bebé es pegado al cuerpo de su madre, es ella la que le alimenta y es su cuerpo el que reconoce. 
La función del padre durante este periodo es otra, (proteger el vínculo madre/hijo)  importantísima también, pero distinta.

No quiero tu igualdad, gracias.
Lo que necesito para criar niños sanos es disponer de un sueldo digno para dedicarme a criar sin depender económicamente de nadie. 
Necesito disponer de una red de apoyo social y emocional.
Necesitamos poder decidir cuando quiero incorporarme a trabajar.

Soy consciente que este texto no deja de ser un pataleo, de que no va a ninguna parte, pero si me callo me enveneno.



martes, 12 de mayo de 2015

Querido castigador

-         ¿ Tu vas al colegio?
-         Que bien¡ así tenemos miedo de las mismas cosas.
-         … y a que tienes miedo?
-         A los deberes y a los castigos.
Conversación real entre niñas de 8 años.
  
Querido Castigador, (ya seas madre, padre o educador/a) te quiero pedir una cosa:
La próxima vez que pienses en castigar a un niño o una niña, por favor, pregúntate antes:
¿Que pretendes enseñar a la criatura con ello? ¿Hay algún recurso posible antes de castigar? O quizás estas de tan mala leche que no puedes ni pensar…

Vamos a hablar claro…

El castigo NO es un recurso educativo, NO es un medio disciplinario o una sanción normalizadora (así lo llaman en el plan de convivencia del centro).
El castigo NO educa, ni disciplina ni normaliza nada.
El castigo es violencia. 
el castigo produce rabia y miedo en los niños y las niñas.

El castigo demuestra tu falta de recursos educativos, tu abuso de poder, tus carencias a la hora de resolver conflictos de forma no violenta, tu incompetencia como educador.

El castigo es una forma de terrorismo, contra la libertad, la creatividad y las ganas de aprender.



Lo que aprende una criatura cuando la castigas es que es lícito el abuso de poder, si, la conocida ley del más fuerte.

Lo que no aprende es que las diferencias se pueden solucionar de manera pacifica.

Deberíamos esforzarnos en ser  personas consecuentes y para ello necesitamos aprender a hacer lo correcto porque sentimos que es lo correcto y no a obedecer por miedo.





domingo, 12 de abril de 2015

Cuando la niña soy yo

Cuando no puedo amarte incondicionalmente.

Cuando te grito para calmar mi rabia y mi frustración.

Cuando quisiera huir, porque no puedo soportar tu enfado o tu llanto.

Cuando proyecto en ti mis miedos y mis carencias.

Cuando estoy emocionalmente ausente.

Cuando siento que aunque viva dos veces esto de ser madre me queda grande.

Cuando todo esto pasa, entonces no soy tu madre, en esas ocasiones la niña soy yo… la niña herida que trata de sanar a base de calditos de conciencia…


Gracias hija, por tu paciencia, por tu comprensión y por aceptar siempre un: lo siento.

viernes, 30 de enero de 2015

Otra inútil canción para la paz.

Hoy se celebra en la escuela el día de la Paz...
Otra hipocresía más para "aprender", para  "fomentar" la paz.
¿La paz se fomenta memorizando una estúpida canción, coloreando un dibujo?

Esta semana precisamente me comentaba mi hija sobre lo cruel de algunos "juegos", hoy me decía que dos de sus compañeros se habían liado a tortas ¡¡ en el día de la Paz!!! jajajaja.

Si de verdad queremos fomentar la paz en las escuelas, tenemos mucho trabajo por delante.
Podríamos empezar por eliminar la competencia entre alumnos (evaluación).
Intentar ser un ejemplo de respeto y evitar comentarios humillantes, gritos, amenazas, castigos.

Seria estupendo si importara más resolver un conflicto real que un problema de matemáticas. 

Si se fomentara el dialogo en lugar del silencio.

Si se hablara más de emociones que de ecuaciones.

Creo que con el simple hecho de diseñar el aula de forma en la que las personas pudieran mirarse a los ojos en lugar de a la nuca, tendríamos mucho ganado. 

Yo me quedo con la frase de un niño de ocho años sobre el día de la paz;  "la paz es cosa de jipis" ;)