miércoles, 12 de febrero de 2014

La compulsión a educar



Siéntate derecho, no seas tan maleducado, estate quieto, mira al doctor, di buenos días, quítate de ahí, ven aquí, estírate el vestido, no te ensucies las manos, y así sucesivamente, sin pausa ni respiro.
¿Cuántos adultos soportaríamos este bombardeo “educativo”? 
Es natural y sano que las criaturas reacciones de manera violenta cuando les tratamos así...

Estamos hablando de la compulsión a educar (Reich) que todos los adultos en mayor o en menor medida tenemos. 

  


La compulsión a educar se da porque el adulto se cree obligado a hacer algo, a educar, aunque no haya nada que educar, nos suele pasar sobre todo cuando estamos en presencia de otros adultos. Además cuando la victima de nuestra compulsión a educar no se comporta de una manera “adulta” lo sentimos como una ofensa personal, puesto que deja en evidencia nuestra capacidad para educar.

¿De dónde viene la compulsión a educar?

El deseo de corregir nuestra propia infancia es uno de los motivos más típicos de la compulsión a educar, lo que reprimieron en nuestra propia infancia es lo que más nos va a costar no reprimir a nuestras propias criaturas.



¿Cómo reconocer la compulsión a educar?


  • Los criterios educativos se van alterando según el estado emocional del adulto, es decir, tengo más tolerancia al comportamiento natural infantil si estoy de mejor humor y muchas menos tolerancia si estoy cansado, nervioso o frustrado.
  • El adulto, siempre tiene la razón; Porque lo digo yo y punto.
  • El adulto necesita interferir constantemente. Damos órdenes constantemente sobre todo en público.
  • Proyectamos nuestros miedos: ¡Que te vas a caer! ¡Cuidado con el perro que muerde!
Reich decía que hay cosas que no se educan, solo pueden autorregularse.

Fuente: Los padres como educadores: La compulsión a educar y sus causas
Wilhelm Reich 





8 comentarios:

  1. Muy interesante esta entrada, tienes razón respecto a que solemos educar más en público, cuando estamos solos con nuestros hijos nos relajamos. El tema de tu propia infancia también es muy importante a la hora de relacionarte con tu hijo, como padres debemos trabajar y sanarnos interiormente para no reprimir a nuestros hijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita y por el comentario, al final es un miedo real que tenemos muchas madres el miedo a sentirnos juzgadas por como criamos a nuestros hijos... Que si aún le das teta, que si es muy mayor para ir en brazos, que si duerme contigo... Cuando lo que necesitamos es apoyo. ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Entonces si mi niño (2 y medio) brinva en la orilla de la cama o si le pega a su mami en la cara... como lo corrijo antes de que accidente o que no haga eso que no debe hacer como pegarle a su mami? Gracias de antemano
    ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por la confianza, yo siento que una cosa es poner un límite de seguridad o de respeto hacia los demás y otra nuestra compulsión a educar o dar ordenes constatemente, No?
      Un saludo

      Eliminar
  3. Como bien dices, ese "bombardeo" no es nada educativo. Podríamos considerar que "siéntate derecho, no seas maleducado etc..." no son pautas educativas como tales, sino una corrección de conducta que tiene más que ver con adecuar el comportamiento a las normas sociales de "saber estar". Esto formaría parte de un todo más global. Lo peligroso de esto es hacerlo de forma obsesiva y durante 24h. ¡Seguro que a todos los adultos nos "pillarían" en mil despistes de este tipo a lo largo del día!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buen ejemplo Azarbe Educativos, si alguien nos educara ya de adultos seguro que nos dirian lo mismo que cuando eramos pequeños.
      Gracias por pasar por el blog y comentar ;)

      Eliminar
  4. Que hago si mi niña de dos años de verdad no entiende con palabras suaves y explicándole el porque no hacer tal cosa pk es peligroso?
    Me atormenta y me agota demasiado trato todo el día de corregir ciertas cosas como por ejemplo molestar y pegar y tirar el pelo a su hermana de 3y medio. Que se hace en ese caso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paula Fuentes, gracias por la visita y por la confianza que depositas en nosotros al preguntarnos. En realidad no existe una respuesta concreta, cada caso, cada familia y cada niño tiene una situación diferente, no hay recetas mágicas.
      Seguramente te ayudara a comprender a tu peque saber que las criaturas de dos años casi no comprenden los límites que vienen del exterior y si los comprende los olvida enseguida, paciencia...
      Nos cuentas que molesta a su hermana pero seguramente no lo haga pretendiendo molestar, solo quiere jugar y con su juego quizas interfiere en el de su hermana y ya tenemos el conflicto montado. Ten en cuenta que son aún muy pequeñas y cada una tiene necesidades distintas.
      Quizas puede funcionar que descargen su agresividad natural jugando a peleas con almohadas o cojines, les divierte y les ayuda a descargar energia.
      Mucho ánimo

      Eliminar