sábado, 28 de diciembre de 2013

¿Por qué crea el niño el apego al objeto transicional?




El bebe lleva a la boca un trozo de de manta, sabana o almohada, este objeto  adquiere una importancia vital para el pequeño, el cual lo utilizara en el momento de dormirse.

Suele aparecer  entre el cuarto y el doceavo mes en el momento en el que bebé comienza a diferenciarse de su madre.

El chupete no es un objeto transicional ya que es dado por la madre, también excluye los movimientos autoestimulativos como la succión del pulgar y aquellos que se dirigen al cuerpo de la madre , puesto que no responden a los criterios de transición entre lo subjetivo y lo objetivo, entre el niño y la madre.

El objeto varía con la edad: entre 4 y 12 meses el niño adopta a menudo un trozo de tela o lana y poco a poco, hacia los dos años, con el comienzo de la creatividad imaginaria  aparecen el osito, la muñeca o el juguete. 
La intensidad del apego es máxima a los 2 años.

¿Por qué crea el niño el apego al objeto transicional?
Una madre no puede satisfacer siempre la necesidad momentánea del niño, estos pequeños “fallos” llevan al niño a tomar conciencia de la separación existente entre él y su madre, pero sintiendo quebrantada su seguridad. Esto va a empujar al niño a buscar los medios para satisfacer estas carencias.

Es así como el niño va a crear el objeto transicional, su utilización  simboliza la reunión con la madre a fin de evitar la ruptura de su continuidad existencial, cuando la madre no está disponible.


¿Es normal tener un objeto transicional?
 
El objeto transicional es un fenómeno normal, que le ayuda a separarse de la madre y que permite un mejor equilibrio afectivo, abre al niño al mundo de los símbolos desarrollando así la imaginación y la creatividad.

La utilización de un objeto para facilitar el sueño es lo suficientemente frecuente como para ser considerada normal
Si se admite el esquema evolutivo propuesto por Winnicott, se puede pensar que los fenómenos transicionales son necesarios para el desarrollo intelectual y afectivo del niño.

Según otros autores,   (Gaddini  y Litt) observan que el hecho de que un niño tenga o no objeto transicional depende de factores educativos y culturales, encontrando que :

  • la frecuencia de utilización de un objeto transicional aumenta en proporción inversa a la duración de la lactancia y con la edad en la que el niño deja de dormir en la habitación de los padres 
  •  los niños que menos utilizan el objeto transicional , duermen más tiempo en la habitación de los padres e incluso en la misma cama y también son menos cuidados por extraños a la familia.

Estos autores concluyen: cuanto más estrecho sea el contacto con la madre y menos separación exista, la madre sigue siendo la fuente de tranquilidad y menos necesitan de un objeto transicional.








No hay comentarios:

Publicar un comentario