martes, 18 de junio de 2013

COSAS PELIGROSAS (PARA ALGUN@S) QUE LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS DEBERÍAN HACER

El aprendizaje desde la experiencia, es una de las mas antiguas y mejores formas de aprendizaje vivencial, si a esto le añadimos el contexto “peligro” desde los ojos del adulto lo rechazamos automáticamente por nuestro instinto de protección. ¿Cómo voy a permitir que mi hijo se acerque al peligro, porque le voy a exponer de una manera gratuita a que se haga daño?
No vamos a lanzar a nuestros niños al vacío, ni les vamos a incitar que se quemen a lo bonzo, pero si les podemos facilitar experiencias que recordaran para siempre, que les aportaran seguridad y confianza en si mismos.

Aquí os proponemos unas cuantas.

- Conducir:


Si lo sentamos en nuestras rodillas mientras aparcamos, o vamos por un camino sin circulación, el niño podrá dirigir ese vehículo gigante en el que siempre monta otorgándole un gran control sobre el espacio.


- Encender/manipular un fuego:



A mi de pequeño siempre me decían aquello de “el que juega con fuego se mea en la cama”. Hay una etapa en la vida del niño en el que siente una gran curiosidad por el fuego, y prueba jugando con cerillas o mecheros. Facilitarle tener el control sobre uno de los elementos de la naturaleza otorga al niño una gran seguridad y satisfacción

- Cortarse el pelo:



A muchos nos chirría la idea, pero si pensamos que es su pelo, su cuerpo y que están jugando y experimentando sin estar sometido a estéticas adultas, la cosa cambia, ¿no?.


 - Utilizar herramientas:



Si les ayudamos a usar un taladro, a hacer un corte con la caladora, en vez de alejarlos, les estaremos dando una gran información que después ellos aplicarán mentalmente en la construcción de juegos y elementos arquitectónicos.
También mostrarán curiosidad por todos los elementos electrónicos a su alrededor. Les podemos facilitar algún electrodoméstico viejo y ayudarles a desmontarlo para descubrir cómo es por dentro y sus componentes.


¿Qué añadirías a la lista?

No hay comentarios:

Publicar un comentario