martes, 25 de marzo de 2014

Pues mamá se va…



¿Os suena esta escena?  típica en muchos parques:

Niñ@ jugando muy entretenid@, llega la hora de marchar y la criatura se niega.

La mamá trata de convencerle de que tienen que irse, pero el niño enfrascado en su juego no atiende a razones, a él le da igual que sea tarde, que tengas que hacer la cena, que tengas que llegar a trabajar o que se caiga el mundo, el quiere seguir jugando… la mamá hace acopio de toda su paciencia pero poco a poco se va agotando, hasta que llegue el fatídico momento en el que ya desesperada  suelta:

- Pues ahi te quedas, mamá se va!!

Se da la vuelta y comienza a caminar decidida… dejando a la criatura sola en el parque.

La reacción del niño es inmediata, llora y sale corriendo detrás de su mama.


Funcionó, si, hemos conseguido salir del parque , pero a un precio muy caro.

Cuando el niño ve que su mamá se marcha sin él,  su en confianza en ella sufre.




¿Qué siente el niño?

Su mamá se va… es capaz de dejarle solito. Esto le provoca una sensación de abandono, miedo e inseguridad.


Los niños necesitan sentir  que el amor de su madre es incondicional, que pase lo que pase ella estará a su lado siempre, que nunca le dejará solo y con esa actitud nos estamos cargando de un plumazo todo esto.


Lo ideal sería no interferir en el placer de la criatura y dejarle jugar todo lo que quisiera, sin más...
Actuar desde la complacencia dando importancia al deseo de la criatura y pensar si realmente es tan importante y/o urgente lo que tenemos que hacer, me refiero a que quizás la cena pueda esperar o la ducha no sea tan urgente…


 Entendiendo que eso en muchas ocasiones no es posible, siempre podemos avisarle con un tiempo para que se vaya haciendo a la idea y pueda terminar su juego sin interrupciones bruscas. 


- dentro de un ratito nos vamos... (Seguramente tengamos que recordárselo pasados unos minutos.)


Si aun así el pequeño no quiere irse y nosotras tenemos que irnos irremediablemente, yo prefiero cogerla en brazos y llevarla conmigo a pesar de la entendible “rabieta” que va a tener a decirle :

 – pues ahí te quedas.

¿Qué pensáis vosotr@s? Si tenéis más estrategias, compartirlas por favor.

28 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Cualquier cosa antes que el ahí te quedas... Eso me parece cruel y desconsiderado, y sobretodo de una falta total de empatia. Es muy difícil llevarlos a casa cuando están fuera, pero acaso no es entendible??... Yo desde luego lo entiendo perfectamente...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, Mamá Burbujita nadie nos dijo que fuera fácil jajajaja. Gracias por la vista y por tu comentario.
      Abrazos

      Eliminar
  2. Yo también lo entiendo, pero también entiendo que en ocasiones no son suficientes 24 horas del día para hacer todas las cosas que tienes pendientes. Y sinceramente, por ahora no he aprendido otra forma de resolver la situación, a pesar de haber utilizado previamente el ir avisando de lo que en un ratito va a suceder.... hay veces que lo entienden, otras no... y cuando ya tienen ciertas edades es imposible cargar con ellos. Alternativa: seguir buscando soluciones más respetuosas que las que empleo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estamos todas todos en seguir buscando soluciones más respetuosas,aprendiendo junto a ell@s.
      Gracias por compatir tu experiencia

      Eliminar
  3. Yo intento ofrecerle una alternativa atractiva. Volver a casa también puede ser divertido... Dependiendo de la hora, también le ofrezco algo que hacer de camino a casa (cantar canciones, jugar...). No siempre funciona, así que, como tiene 2 años, a veces lo cargo y me lo llevo, dándole besitos y explicándole mientras él llora como si fuese el fin del mundo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, es una buena opción tratar de utilizar alternativas y hablarles en su lenguaje (juegos, canciones) y si no empatizar con su rabia y acompañarles en ella.

      Eliminar
  4. yo le hago el aviso tipo teatro (en 5 minutos), y explicando que hay que hacer otras cosas. una vez pasado el tiempo empiezo a recoger y hacer ver que ya es hora, y de forma amable le digo que en marcha y poco a poco empiezo a caminar, siempre a su visión.la expresión corporal y el tono también es importante, pero yo si creo, sin ser duro y con todos los previos, en decir, pues yo voy saliendo que tenemos otros asuntos y (cenar, ver a la abuela, hacer los deberes, o lo que toque....), al final viene correndo y me coge de la mano ...es posible que luego no quede para otra cosa que queria hacer y le hago entender que hay que elegir y que no da tiempo a todo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis Falcó Maestre creo que lo importante es que ellos y ellas no sientan que les vamos a dejar tirados en el parque ni en ningun sitio, depende de la edad pueden comprender que tenemos otras cosas que hacer pero sabiendo que estamos interfiriendo en su juego y en su placer y reconociendolo.
      Gracias por la visita y por compartir tu experiencia, a veces hecho en falta el punto de vista de los papás. Un abrazo

      Eliminar
  5. Hola, me ha gustado el artículo, creo que es algo de lo que tenemos que ser todas/os conscientes, y respetuosas/os con el tiempo de l@s peques, que gracias que llevan otro ritmo distinto al nuestro y pueden enseñarnos mucho al respecto. Lo que siento de verdad es que no aparezca "papá" por ningún lado... los papás también llevan a sus peques al parque, y a ellos también les montan rabietas, y ellos también se implican y viven cada cosa que hacen sus hij@s... y es más, es que el tener papá y ejercer no es un derecho sólo para los papis, sino fundamentalmente para l@s niñ@s. Vamos a incluirlos en todo ello (que además el no hacerlo es bastante machista). Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita,es posible que en este post no aprezca el papá puesto que la anecdota que cuento la he visto en una mamá, si te das una vuelta por el blog encontraras al papá en muchos de los articulos.
      Lo que si es cierto es que siento que somos las madres las que principalmente participamos en este blog y en la página de facebook por eso me dirijo a ellas principalmente , lo mismo ocurre en los talleres de padres y madres. Yo también me pregunto el porque son tan poquitos los que participan....
      Un abrazo

      Eliminar
  6. yo creo que si has logrado establecer un apego seguro tu hijo sabe que no lo vas a dejar. Yo uso muchos trucos. Si está en el columpio empiezo a contar y le digo que contemos hasta 10 (suele funcionar muy bien y contamos unas tres o cuatro veces jajajaj)...a veces le aviso con antelación, si no hay movimiento empiezo a moverme yo, siempre dándome vuelta y mi pequeña comienza a acercarse. Ella sabe que no la voy a dejar, y me mira picarona...al final es un juego también, y si, se tarda, pero prefiero eso a la rabieta. A veces no hay más remedio y la cojo en brazos y ella llora...y mientras caminamos le explico lo que pasa...de momento funciona...con mucha paciencia, como todo en este tipo de crianza :) Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Consciencia de madre yo creo que este tipo de conductas SI afectan al apego seguro sobre todo si la criatura es muy pequeña....Otra cosa es que la niña sea lo suficientemente mayor como para entender el juego y que participe que propones, sino en mi caso prefiero la rabieta,a este tipo de chantaje emocional, la asumo sabiendo que estoy interfiriendo en su principio de placer y que eso le provoca rabia, la acompaño y empatizo con ella. Mil gracias por la visita y por compartir tu experiencia

      Eliminar
    2. Hola, estoy de acuerdo en que cómo dices la edad es fundamental. El chantaje tiene que ver con la posición que TÚ como adulto adoptas, si estás chantajeando de verdad, la rabia subyace y aparecerá en algún momento del día ¿no crees? La clave es ser consciente de lo que estás haciendo. Gracias a tí!

      Eliminar
    3. Estoy de acuerdo contigo las criaturas captan la intención , tienen la capacidad de ver más alla de nuestras palabras y se quedan con los gestos , las miradas sutiles, la energia...La clave , como dices , es es conscientes de lo que estamos trasmitiendo.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Hola, quizás necesito sugerencias para entender a mi hijo, con decirles que estos tres últimos días estuvo tan intenso que me duele la cabeza, los berrinches son muy seguidos, son en publico en casa, no puedo entenderlo, la psicóloga indica que debo seguir explicando las cosas para que las comprenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo ideal seria saber de donde cual es la causa de los berrinches, las criaturas están dominadas por las emociones que las viven de forma total y muy intensa, ellas no tienen aun desarrollada la capacidad del lenguaje y su forma de expresar que algo no va bien es mediante el llanto y algunas veces se desbordan.¿que edad tiene tu peque?

      Eliminar
  8. Yo aviso cuando quedan unos diez minutos, luego cinco. Cuando enemos que irnos, ya sea de casa o del parque o cualquier otro sitio, normalmente negocianos tiempos. Ellos se quieren quedar más, y en función de las posibilidades reales decidimos si alargamos 4,5,10minutos más. Luego ya no suelen tener problema en irse, porque ya ha sido negociado. ¿qué opinais?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo ideal es negociar como propones María, cuando las criaturas saben (y lo saben) que estas empatizando, respetando su deseo y su necesidad, suelen ser comprensivos, muchas veces más que los adultos. Gracias por la visita María.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Pienso que la incondicionalidad (que se le pide siempre a la madre, madre sufridora) es un gran engaño del patriarcado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo la madre sufridora es un gran engaño, no se si patriarcal. o de donde vendrá ese absurdo.
      El amor incondicional a las criaturas no significa sufrir ni sacrificar nada, la crianza vista desde el punto de vista de la complacencia a las criaturas es un placer...
      CON-PLACER. Cuando amamos a una persona deseamos complacer sus deseos y lo hacemos con mucho placer, sin sacrificar nada, sin sufrir.

      Eliminar
    2. A la madre nadie le pide nada, la madre lo hace porque e s un mamífero y sus hormonas le llevan por ese camino. Incluso hay quien no siendo madres, siendo por ejemplo padres o madres adoptivos dan la vida por sus hijos, por una cuestión de ética y sensibilidad elementales. Uno de ñlos problemas d ela sociedad en que vivimos es la confusión total, eso está claro. Una de las confusiones más dañinas ha sido en lo tocante a la igualdad. LA igualdad sóloe s una construcción qeu busca justicia pero intentar eliminar las diferencias es absurdo. Deberíamos pensar ma´s más enclave de respeto alas diferencias y al sentido común. No quiero saber qué pensarás sobre la lactancia a demanda te dejo un enalce escalecedor http://www.elblogalternativo.com/2009/10/13/el-cientifico-y-paleontologo-de-atapuerca-bermudez-de-castro-y-su-vision-de-la-lactancia-la-salud-y-la-sociedad-actual-la-leche-materna-tendria-que-ser-el-alimento-principal-de-los-seres-humanos-d/

      Eliminar
    3. Laura, es cierto que confusión tan enorme existe con respecto a la compalcencia y el respeto a la infancia. Nos falta mucho sentido comun. Gracias por tu aportación.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. yo siento que lo que me ha intentado robar mi placer de criar precisamente es el patriarcado, desde la maldición divina de"parirás con dolor" para las chicas y "ganaras el pan con el sudor de tu frente" para los chicos... todo lo "serio" conlleva sufrimiento y si a esto le pasamos una patina de feminismo-sustitutivo de roles puro y duro la vida de una madre es un disparate de vivencias contradictorias. Relájate y disfruta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Almudena, me quedo con el final, tenemos que aprender a disfrutar criar relajadamente, obviando presiones externas.
      Gracias por la visita y por compartir tu visón.
      Beso

      Eliminar
  11. Hola! Yo aparte de ir avisando con tiempo que nos tenemos que ir, y explicar el motivo, siempre le pido que me ayude, que YO necesito irme por tal o por cual. Le digo que me tengo que ir y no quiero que se quede allí sólo él, pero que no me puedo esperar más. Le digo que empiezo a andar, que no tarde, y voy pendiente de él. A veces tengo que volver donde está y recordarle que le estoy esperando.
    Y lo que suele funcionarme muy bien es animarle a que se despida de los otros niños, columpios o del lugar y que otro día volveremos allí a jugar. Eso suele ser lo último que hace antes de venirse tranquilo conmigo.
    No siempre lo consigo, pero creo que el problema surge cuando no me he anticipado lo suficiente y no le he dado el tiempo que necesitaba. Me estoy dando cuenta de que tiene sus ritmos y debo adaptarme a ellos. Mi hijo tiene 3 años y medio casi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que como adultos nos vemos obligados a interferir en su placer muchas veces, pero creo que ellos sienten cuando estamos empatizando con su deseo y respetando como propones sus ritmos.
      Gracias por compartir tu experiencia ;)

      Eliminar
  12. La verdad que en primera instancia leer el post me ha removido perqe yo he utilizado esa frase más de una vez y me he ido alejando, sin pensar conscientemente que fuera a mermar su confianza ni nada. Cada madre hace lo que sabe en ese momento y puede. Pero bien es cierto, que desde mi posición de humildad y ganas de mejorar siempre, reconozco que se puede hacer mejor y ahora mismo se me ocurre cuando ya no hay más recursos que por la edad coger en brazos es dificil, decirle tranquilamente que comprendes las ganas que tiene de jugar (empatizar con él, que ojalá puedieras quedarte más tiempo), pero hay que marcharse y volveremos mañana como siempre, ahora vamos a hacer tal y cual.....mamá va caminando ya, te espero en la salida del parque. Así también le das la oportunidad de autonomía y de confianza en él. Yo lo estoy haciendo así. Es una forma de iniciar la marcha con más respeto por el niño. Es mi aportación. Gracias por todas las ideas, me encanta el blog. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien no meta la gamba que tire la primera piedra...
      Es mi propia paranoia la que me impediría perder a mi hija de vista en el parque ...de hecho ella misma me lo dice cuando quiere ir sola a algún sitio "mama confía en mi" pero haciéndola saber que es un miedo mio y no una falta de confianza en ella, no me siento capaz... cada una tenemos nuestras limitaciones y nuestros miedos que hasta que los superemos pues nuestras criaturas a cargar con ellos..
      Muchas gracias por la confianza y por la aportación.

      Eliminar