miércoles, 2 de abril de 2014

Crianza Radical



Últimamente escucho la palabra radical dentro del entorno de la crianza, más de lo quisiera y me hace reflexionar…
Radical, palabra que me chirriaba por confundirla con extremista, pero si entendemos radical con su significado real, creo que en los tiempos que corren se hace necesario apostar por cambiar la crianza y la educación de una forma radical, sintiendo  la necesidad de cambiar las cosas desde ir a la raíz.

 
Y es que me asomo a la raíz  y  veo que la situación social que vivimos las familias es una trampa.

Para adaptar la crianza al modelo que propone nuestro actual sistema social, económico y cultural se interfiere brutalmente en nuestra sexualidad, en nuestros partos, en nuestra lactancia y con nuestras criaturas  separándolas prematuramente de sus familias.

Tenemos que criar, por supuesto, estemos preparadas emocional, física y socialmente o no. De ello se ocupa la iglesia y Gallardón, legislando nuestro derecho a decidir si somos madres o no.


Pero además de criar nuestro modelo económico nos exige que seamos productiv@s, (con criar con cuatro meses tenemos suficiente)
Mientras nosotr@s seguimos siendo productivos,  tenemos la opción de dejar a nuestras crías en guarderías especialmente habilitadas para ellas, donde convivirán con sus iguales y serán perfectamente adiestrados para continuar obedientemente con el sistema social establecido.

La crianza vista desde el placer, el contacto, el vínculo, es un problema social.

Creo que va siendo hora de ser radicales no?




Necesitamos sensibilizarnos a nivel social de la necesidad de apego de las criaturas, con su fragilidad los primeros años de vida siendo  conscientes de que esos primeros años de vida marcaran su carácter, su forma de sentir, de relacionarse, de amar

Esto nos va exigir la enorme tarea de cuestionarnos, de reflexionar sobre nuestra propia infancia  para evitar trasmitir a nuestras crías los patrones educativos (desastrosos en muchos casos) que hemos aprendido e incorporado y que solo siendo conscientes de ellos podemos tratar de superar.

Radical en el contexto de la crianza significa aprender a conocer y a respetar el ritmo evolutivo de nuestras crías confiando plenamente en sus capacidades para nacer, para regular sus necesidades primarias de alimentación y sueño, confiando en que hablaran, caminaran, controlaran sus esfínteres sin necesidad de que les enseñemos, lo conseguirán cuando estén preparados para ello.

Como familias nos toca  desaprender el modelo autoritario de relación con la infancia y mirar a nuestras crías desde la horizontalidad, tratándoles con respeto y empatía, reconociendo y valorando sus emociones, (todas también su rabia, su miedo, su tristeza.)



Es nuestra responsabilidad como familias  trabajar activamente para trasformar el sistema educativo en lo que realmente necesitan nuestros hijos para aprender a ser, a pensar, sentir y no a obedecer.

Tenemos que ser muy radicales para conseguir eso... y trabajar para lograr un modelo social que respete la maternidad y sus necesidades, nos proporcione a las familias el tiempo y los recursos económicos y formativos para logralo.

6 comentarios:

  1. Hace unos años, mientras estudiaba la carrera, comencé a investigar sobre las dificultades de aprendizaje y su solución sin medicación.
    Según el sistema educativo actual yo menos lista que el resto, cuando llegué a la carrera me di cuenta de que tenía disortografía... Qué triste verdad? Sentirte estúpida toda tu vida por algo que se supone que es habitual.
    Cuando mis profesoras comenzaron a querer tratarme me decían que tenía que dejar de ser sensitiva y auditiva para comenzar a ser visual... Yo no quería ser visual, me encanta ser como soy, me encantan mis sensaciones.
    Entonces comenzaba el machaque psicológico ''si no te tratas no encontrarás jamás trabajo, porque donde se ha visto una pedagoga que confunda la v, y la b!!''. Me di cuenta de que la sociedad está hecha para gente visual y no para los que no tenemos ni intención de serlo.
    Gracias a Dios huí de ser la cobaya de laboratorio de mis profesoras de facultad y comencé a investigar para escribir con una ortografía fantástica sin cambiar lo que yo soy.
    Y por esto, (además de por que dijeron que mi familia está llena de hiperactivos, y la realidad, es que simplemente son niños otra forma de aprender) comencé a investigar metodologías alternativas de enseñanza.

    Por esto, me resulta tristísimo vivir en una sociedad que sigue (a pesar de los avances) educando de forma autoritaria o incluso conductista. Los resultados rápidos no son siempre los mejores o los más adecuados para nuestros niños.
    A veces creo que algunos papás y algunos maestros recurren a este tipo de métodos para anular a sus alumnos por completo y poder manipularlos mejor...

    Por eso, hace años que me he unido a una forma diferente de educar, porque veo que no escuchamos a nuestros niños que tienen mucho más que decir que los adultos. Ellos son auténticos, ¿Por qué nos empeñamos en robarles esa autenticidad?

    Gracias por esta maravillosa iniciativa, os sigo con mucho interés.

    Soy pedagoga, Coach, Risoterapeuta, cantante y violinista en búsqueda activa de empleo.
    http://tempocoachingmurcia.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana Smiles, impresionante tu caso me ha conmovido..mil gracias por compartirla.
      Ya que estas en busqueda activa de empleo te informo de que la escuela Peñas Blancas de Cartagena busca acompañante justo con tu perfil.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡Muy buena reflexión!
    Voy a comenzar a difundir tus entradas si te parece OK (me han gustado mucho).
    Un saludo desde Buenos Aires.
    criandopensamientos.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Noelia Schulz ;) Que descubrimiento tu blog¡¡ te sigo desde ya¡¡
      Saludos

      Eliminar