martes, 19 de noviembre de 2013

¿SOCIALIZAR O SOCIABILIZAR?




Entre los tres años y medio y cuatro años, junto a la sexualidad infantil madura la iniciativa, la creatividad , la inventiva y la capacidad para disfrutar del placer en todos los ámbitos de la vida.
Los pequeños aprenden a través de experiencias con gran entusiasmo y placer.
Lo social entra a ocupar un lugar esencial en la vida de las criaturas y buscan el contacto con su grupo de iguales.
En nuestra realidad social el “cole” es casi el único espacio posible de convivencia infantil.

 Es en ese momento de la primera socialización infantil, donde nos damos de bruces con el sistema educativo, que entra en conflicto entre las necesidades del niño y lo que pretende la institución , puesto que parece, que socialmente no entendemos la diferencia entre socializar y sociabilizar.

 La escuela convencional socializa al niñ@, lo que significa “adaptar al individuo a las exigencias de la vida social”.
Son los niñ@s, los que tienen que adaptarse a las exigencias de la institución, que sin tener en cuenta su ritmo biológico y psicológico, les exige que no griten, no jueguen cuando no toca, estén calladitos y quietecitos en el aula con 25 niñ@s más, hagan una fila bien recta…. ¡¡¡ Y eso se les está pidiendo a criaturas de 3 y 4 años!!!
Niñ@s que lo que biológicamente necesitan es jugar y experimentar libremente con su grupo de iguales en un entorno seguro.
La socialización forzada es una aberración, un niño obligado a socializarse según el modelo escolar se desocializa, se marchita, sumergido por solicitaciones permanentes y contrarias a sus necesidades

LA PREVENCIÓN EN LA ESCUELA
La prevención en la escuela parte de la base de que el niñ@ ya es  un ser sociable y social por naturaleza.
Debería ser  la institución la que se adapte a las necesidades de las criaturas, y no como se pretende, que sea el niñ@ el que se adapte a las necesidades de la institución, en post a una socialización irreal y forzada.
Su necesidad real es el juego, la experimentación y la expansión.


Desde el modelo preventivo, entendemos que el proceso de aprender es un proceso que se inicia dentro de la propia persona como respuesta a una necesidad básica, biológica y no es un proceso de condicionamiento exterior de fuera hacia adentro.
La escuela en el modelo de prevención, debe acompañar a las criaturas dentro de un marco que potencie el autoaprendizaje en todo momento potenciando  el desarrollo integral de la persona, en los terrenos emocional, psicomotriz, intelectual, social y artístico.

Para que ello pueda darse se necesita un entorno adecuado y seguro en el que se  proporciona la seguridad física y emocional a las criaturas para que su proceso de individuación/socialización pueda darse de forma sana.
Para ello desde la escuela se deberían proporcionar espacios donde:

  •   No existan peligros activos.

  •  No reciban agresiones físicas ni emocionales.

  •   Su trabajo y sus decisiones sean respetados.

  •   Puedan expresar sus emociones.

  •   Puedan elegir y proponer todo tipo de actividades.

  •   Hayan unos límites claros y pactados por todos y todas. Nunca deben ser impuestos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario