viernes, 6 de junio de 2014

El mito de Aprender jugando


Aprender jugando... suena bien eh?
El famoso dicho de la letra con sangre entra está pasado de moda, así que ahora los educadores más comprometidos y progresistas se esfuerzan en diseñar métodos de enseñanza creativos y más informales, lo que en el ámbito escolar es de agradecer y de valorar.
Un claro ejemplo lo tenemos en el Método Montessori de la enseñanza a través del juego, donde se usan elementos especiales para enseñar a los niños y las niñas cosas especificas. El juego lo guían los adultos con una meta específica.
Esto sigue demostrando la desconfianza adulta en la capacidad de aprendizaje de las criaturas.
Ya sea que introduzcamos la enseñanza en el juego o el juego en la enseñanza estamos haciendo lo mismo;  engañando a los niños y mezclando nuestras inquietudes fingiendo que respetamos las suyas., es simplemente irrespetuoso.
Presionar a las criaturas para que aprendan destruye su deseo de aprender.


¿Estamos disfrazando al lobo con piel de cordero?
¿Por qué tenemos esta obsesión en convertir todo lo que hacen los niños en una experiencia de aprendizaje?
¿Qué pasaría si las clases fueran voluntarias?
¿Y si no presionamos a los niños para que aprendan a leer o escribir?
El aprendizaje es un proceso que nace de dentro hacia fuera, a medida que los niños y las niñas se desarrollan de forma natural ,quieren aprender,  por una necesidad de conocer el mundo que les rodea y que esta lleno de letras, de números, de cosas por investigar. 
Pero al forzar el aprendizaje (aunque sea disfrazándolo de juego) estamos separando el conocimiento del disfrute y convirtiéndolo en algo abstracto para el niño que busca el placer, convirtiendo el aprendizaje en algo a evitar.
Si los niños y las niñas tienen la oportunidad de ir a clase voluntariamente, lo hacen por que quieren aprender y si no asisten a clase es por que tienen cosas más importantes que hacer.
Realmente gran parte de lo que se enseña en la escuela tiene poco significado en la vida real y práctica para los niños y lo que les sirve lo pueden aprender en mucho menos tiempo y voluntariamente.
Si queremos como adultos ponerle un nombre a este tipo de aprendizaje, podemos llamarle de muchas formas:
Aprendizaje autónomo.
Aprendizaje vivencial.
Sólo se necesita una cosa. CONFIANZA en la capacidad de aprendizaje humana sin necesidad de interferencias ni manipulaciones.
Creo que deberíamos respetar el juego por lo que es: jugar por jugar, dándole la importancia y el respeto que se merece, siendo conscientes de la importancia que tiene para el desarrollo y la autorregulación infantil.



6 comentarios:

  1. Gracias una vez más por tu sabiduría y tu visión radical, tan necesaria por cierto. Me da tranquilidad leer el post, porque a veces veo a mis hijos (desecolarizados), jugar por la mañana, jugar con la comida, jugar por la tarde, al acostarse, ...y me planteo ¿esto es productivo? Desde mi visiónde adulto, me surge la inseguridad y la desconfianza en mis propios hijos, qué triste!
    Gracias gracias gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti María por compartir tus inquietudes, creo que a todas nos surgen dudas e inseguridades, nos han educado de forma completamente distinta a como lo hacemos nosotras ahora. Que felices tus hijos todo el día jugando, así deberían vivir su infancia todos los niños y todas las niñas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Estoy tan de acuerdo... Se hace ya necesario comprender el desarrollo humano y su aprendizaje como un proceso humanamente natural. Los seres buscamos saber, aprendemos por propio impulso, sin embargo, los adultos estamos aferrados a miedos fundamentados en miedo. El devenir de la vida como especie e históricamente nos ha traido hasta aquí, y la recuperación de la conciencia la estamos viviendo ahora, paulatinamente, y es muy complicado cambiar esquemas sociales prendidos con uñas y dientes. Mas es la obligación de quienes ven un poco más allá, abrir la boca y abrir mentes que estén predispuestas.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gianella, por la visita al blog y por compartir tu visión. Tienes toda la razón nos toca hablar, informar, sensibilizar sobre las necesidades reales de las criaturas sin miedo a que nos quemen en la hoguera.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Muy interesante punto de vista. Soy de Argentina y en este momento me encuentro presentando un Proyecto E.L.E, junto a Espacio de Síntesis, que aborda este tema.
    El objetivo del mismo, dentro del marco de una pedagogía de síntesis, es rescatar desde el juego, vivencias esenciales de la naturaleza humana. El Espacio Lúdico Exploratorio (ELE) es un nuevo espacio capaz de detectar el potencial latente propio del arquetipo humano para que alcance su lugar en el mundo.
    Por eso consideramos imperioso trabajar con los adultos, para brindar las herramientas necesarias que les permitan hacer la diferencia en el proceso del Juego, como medio para el desarrollo integral del aprendizaje infantil. Con su permiso comparto la nota en nuestra página. Saludos, Betina Capace

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Betina ¡¡ parece un proyecto super interesante muchas gracias por compartirlo con nosotros.
      Por favor ves contándonos.
      Un abrazo

      Eliminar