viernes, 19 de diciembre de 2014

La niña de sobresaliente.


Hoy entregan las notas, podemos ver las caras de gusto o disgusto de los niños , espejos de sus padres o sus madres.
Madres orgullosas de lo listos que son sus cachorros publicando sus buenas notas hasta en Facebook.

La niña buena, niña de sobresaliente.

¿Sabe la niña que un suspenso seria visto por su padres como una ofensa personal  que dejaría  en evidencia nuestra capacidad para educar?

Hoy he visto y oído,
-“Felicidades mi amor, estoy orgulloso de ti” dicho con todo el amor de un padre
- Con estas notas los reyes te van a traer todo lo que les has pedido.
- Te has ganado el viaje de fin de curso¡¡

¿Son mejores o peores nuestros hijos dependiendo de las notas?


¿Somos conscientes de las consecuencias reforzar con elogios o premios al niño cuando el adulto considera que ha hecho algo "bueno"?

¿Nos planteamos lo peligrosa que puede ser la etiqueta de niño bueno?

¿Cuánto displacer puede compensar un “muy bien” aderezado con la mirada de aprobación y orgullo en los ojos de tu familia?

¿Cuántos necesitamos la aprobación de los demás constantemente?

¿Somos adictos a los elogios?

¿Hasta donde influyen las expectativas que los demás ponen en nosotros?

La etiqueta de “niña buena” puede ser  muy dura…es difícil contactar con lo que tu sientes, con lo que tu quieres cuando las expectativas puestas en ti son muy altas.
Es muy posible que para no fallar en lo que se espera de ti, reprimas tus emociones de rabia, tristeza o miedo. 

Quizás el día de mañana a la niña buena le sea difícil decir, no…esta acostumbrada a complacer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada