martes, 20 de agosto de 2013

¿Que es una madre de día? UNA OPCIÓN MAS SALUDABLE PARA AYUDAR EN LA CRIANZA


En Europa es una opción de acompañamiento a la infancia muy extendida, en España no tanto, pero poco a poco se van dando a conocer.

¿Que es una madre de día?

La figura de la madre de día esta íntimamente vinculada a la crianza basada en el respeto a las necesidades emocionales de la criatura.
Partiendo de la base de que el lugar natural del bebé son los brazos de su madre, las madres de día son conscientes de la importancia de crear un vinculo seguro con el pequeño.
Conocen lo delicado de los primeros años de vida en la formación del carácter del niño y de su necesidad de contacto intimo y amor incondicional.




Las madres de día tienen la ventaja de no estar sometidas a presiones "académicas" por lo que pueden adaptarse al ritmo de las criaturas sin necesidad de seguir horarios estrictos, lo que les permite respetar los ritmos individuales de cada una.

El acompañamiento que realizan  se basa en la certeza de que el entorno hogareño es el mejor lugar para un niño/a.

Esto lo consiguen atendiendo a un máximo de 3 o 4 niños por acompañante, en un hogar adaptado a las necesidades de los niños/as, Lo ideal es que el hogar donde acompañan a los peques disponga de espacio exterior, para que disfruten del aire libre.

Si quieres conocer mejor esta opción, te presentamos un listado de las madres de día.
Si conoces alguna más , informamos y la añadimos al directorio.



Andalucía
Cadiz


Sevilla





Asturias


Oviedo



Castilla la Mancha


Cataluña


Barcelona
La meva cangur

Tarragona


Alicante.


Castellon 

Madre de Dia y Mas Castellón



Valencia





lunes, 19 de agosto de 2013

LAS MALAS MADRES

Soy una mala madre.
Desde que nació mi hija he sido una mala madre… desde el principio he sido juzgada como mala madre, por haber decidido criar a mi cachorra desde el instinto, aguante las criticas de mi entorno por no dejarla llorar ni un momento, por tenerla en brazos demasiado, demasiada atención, demasiada teta.
A pesar de todo seguí siendo mala madre y criando a mi hija como sentía.
La duda me asaltaba muchas veces. ¿Seré una mala madre?
Cuando mi hija cumplió seis años y decidí no escolarizarla, entonces lo confirme.
Soy una mala madre.
Ya no solo mi entorno más cercano me atacaba ferozmente, si no por parte del entorno educativo al que asistía mi peque también lo había hecho todo mal.
Horror!! Mi hija había visto pelis Disney
Horror!! Un cuento sexista había caído en sus manos
Horror!! La había destetado antes de los dos años
Horror!! Mi hija estaba vacunada
Que desinformada estaba… que irresponsable….
Mi hija no era lo suficientemente libre.
Para la parte conservadora de mi entorno mi hija es poco mas que una salvaje, para la supuesta  “educación libre “(que al final resulto no ser tan libre) mi hija estaba contaminada por valores consumistas y patriarcales.
Y encima yo no he hecho ninguna terapia. Mierda!! Con razón pierdo los nervios y le grito… Con razón dudo siempre...
Hoy mi hija tiene ocho años y por fin me van a quemar en la hoguera.
El padre de la criatura me va a denunciar por no tener a la niña escolarizada. Ahora voy a ser legalmente una mala madre, si, si, un juez lo va a confirmar.
Bueno si la meto al cole me libro de la hoguera –de momento- pero estaré faltando a mis principios, ya que no creo para nada en el sistema educativo .vendo mi forma de educar y de vivir por no arder en la hoguera?


No importa, haga lo que haga. Voy a seguir siendo una mala madre. 

viernes, 9 de agosto de 2013

¿REPRIMIMOS LA SEXUALIDAD INFANTIL A NUESTROS HIJ@S?

En nuestra página www.facebook.com/tekikiriquiero, se ha generado polémica por el contenido de una foto de dos niños besándose, hay personas que la consideran altamente ofensiva por el hecho de que sean niñ@s los protagonistas de la foto.



Hasta que Freud no descubrió que los niños tienen y disfrutan de su sexualidad, esta era considerada como algo obsceno y reprimirlo era el patrón de la época.

Parece que no han cambiado mucho las cosas desde entonces, la iglesia, el moralismo y la herencia patriarcal que tenemos, nos hace seguir siendo conservadores como sociedad, reprimiendo los instintos sexuales de nuestros pequeñ@s.

Si mantenemos esta línea de repetir patrones y de reprimir a nuestros pequeños, no haremos sino seguir castrando los instintos más primarios, que sientan culpa y vergüenza y fomentando problemas de sexualidad compulsiva y/o reprimida y de autoestima para el resto de su vida.

La televisión, la publicidad, internet, los medios de comunicación siguen alimentando estereotipos sexistas dando pie a la continuidad de esta represión sexual en la que vivimos.


¿Cómo facilitar que los niñ@s vivan su sexualidad libremente?

Satisfaciendo su curiosidad, valorando su deseo y sus sensaciones como algo hermoso y lleno de sentido, apreciando su sexualidad, mirando y reconociendo su genitalidad, sin poner límites a sus juegos de exhibición placentera (somos los padres ese primer mundo que aprecia o niega y reprime su genitalidad).


Esta facilitación familiar sin moralismos ni risitas comienza en las primeras exploraciones del niño a los 3-4 años, y debería continuar en el vecindario, escuelas, instituciones, medios de comunicación, propiciando las condiciones para el desarrollo sexual natural y sano de los pequeños.

Dejemos los moralismos a un lado y eduquemos a nuestros hijos para que vivan una sexualidad plena sana y sincera.


JRO