lunes, 28 de octubre de 2013

Grupos de crianza, espacios de apoyo emocional.

Grupos de crianza, apoyo emocional.

Para criar un hij@ hace falta una tribu, me encanta esta frase , resume perfectamente las necesidades de apoyo y sostén que necesita una crianza sana.

Pero el modelo de familia nuclear que vivimos, en muchas ocasiones cerrada y aislada esta lejos de ofrecer el sostén que tradicionalmente ofrecía la familia extensa o la comunidad.
Así que muchas familias nos enfrentamos a la crianza en solitario, sin posibilidad de compartir dudas, alegrías o miedos que surgen en la crianza.

Afortunadamente, cada vez están surgiendo más grupos de crianza.

¿Qué son los grupos de crianza?

Los grupos de crianza son espacios de encuentro para las familias, donde se establece una relación de apoyo muto en la crianza de los hij@s.
 Son espacios de reflexión y cuestionamiento sobre el modelo de crianza que queremos.
En el grupo, se comparten las dudas , las dificultades y las emociones que vivimos en nuestra labor cotidiana como padres.

Es un espacio de escucha, comprensión, empatía, donde sentirnos reconfortadas al saber que no estamos solas, que otras madres y padres tienen las mismas inseguridades, ambivalencias y emociones.

A la mayoría de grupos podemos asistir con nuestros hij@s, convirtiéndose también para ellos en un espacio de juego y socialización donde tanto niñ@s como adultos establecen lazos afectivos.

Para que el grupo de crianza funcione, se deben cumplir unas pautas básicas como son:

·        La confidencialidad, es decir, lo que se cuenta en el grupo, se debe de quedar allí, esto aporta confianza y seguridad, ya que estamos contando cosas íntimas y abriendo nuestros corazones a los demás.

·        La ausencia de juicios, entendiendo que cada familia es un mundo y lo que para mi es un límite intraspasable, para otra familia puede no serlo.

Si conoces alguno de estos grupos en tu ciudad, seria genial que lo compartieras aquí. Yo de momento comparto al que asisto y os lo recomiendo ;)



Grupo de crianza, La tribu.
Elche Alicante
mamasdedialatribu@gmail.com

martes, 22 de octubre de 2013

GRACIAS PROFE

A pesar de que el sistema educativo en la mayoría de escuelas no es mas que una herramienta al servicio de la política y el poder económico y a pesar de que muchísimas escuelas se asemejan a fábricas donde las criaturas se limitan a escuchar de forma pasiva con el fin de asimilar contenidos, que mas tarde reproducirán en el examen y luego seguramente olvidaran.
A pesar de esto, dentro de las escuelas hay algunos héroes que luchan desde dentro de las aulas con un gran dragón, armados solamente con un boli.



Muchos de estos profes, que creen en la educación  son cuestionados y sancionados por salirse de la norma, por no seguir un programa que consideran obsoleto, a vosotros os dedico este humilde post, para daros las gracias.

GRACIAS PROFE, por entender que los juegos, el desorden y las risas son rasgos de una infancia sana.
GRACIAS PROFE, por  trabajar para propiciar el espíritu crítico de los niños y las niñas, propiciando el debate, el inconformismo.
GRACIAS PROFE por educar respetando la curiosidad innata de los niños y las niñas, despertando el interés, la creatividad y la sensibilidad.
GRACIAS PROFE, por ser un guía, no un juez que vigila y castiga.
GRACIAS PROFE, por prescindir de los deberes, de las filas, por estructurar tu aula de manera en la que los niños y las niñas puedan mirarse a los ojos en lugar de a la nuca, favoreciendo el aprendizaje colaborativo y la cooperación, en lugar del individualismo y la competición.



GRACIAS PROFE, por educar con el ejemplo.

jueves, 17 de octubre de 2013

LA SENSACIÓN DE CULPA EN LA CRIANZA NATURAL

Desde hace unos 10 años estamos ante un boom de crianza natural, consciente, con apego. Se han recuperado muchos conceptos que aunque parecen nuevos, en realidad son de los 50 con la teoría del apego de Bowly.





Con este enfoque cada día más en auge, están apareciendo muchas nuevas teorías y líneas pedagógicas relacionadas con la crianza natural, que más o menos siguen las mismas pautas.




Existe un problema a la hora de como lo abordamos y como llega la información a las familias, pretendiendo idealizar cada concepto de la crianza, cayendo los padres en el juicio. Con esto se llegan a plantear  lo mal que lo han hecho o que lo están haciendo y lo que deberían de haber hecho, creando en ellos sensación de culpa.

Esta salud funcional, este ideal de crianza, esta proximidad hacia lo saludable para nuestros hijos, está muy bien conocerla, tener información y sensibilizarse, tratando de llevarla a cabo. Pero si no se puede hacer como se supone debido a límites sociales, laborales, económicos... tampoco hay que estigmatizarse ni flagelarse sintiendo que se es mala madre o mal padre por no realizar una crianza como se pretende.


La teoría de la compensación de Xavier Xerrano Hortelano habla de ello:
        - Un biberón dado con contacto, con presencia, compensa el no haber podido dar teta.
        - Se puede compensar con masajes enérgicos a un bebé nacido por cesárea.
        - Podemos dejar a nuestro bebé con un cuidador cercano que compense el vínculo si no podemos estar con él, debido a la mal llamada y corta baja por maternidad.



Si no se puede conseguir esa salud funcional, ese ideal de crianza para nuestros hijos, no hay que culpabilizarse y sobre todo no hay que dejar que libros, teorías, grupos de apoyo o nuestro entorno nos hagan sentir culpables por como lo estemos haciendo o por como la sociedad nos deja hacerlo.




martes, 15 de octubre de 2013

¿Qué se dice...?


No se si os pasara a vosotr@s,  o solo me pasa a mi que soy una quisquillosa, pero cada vez que escucho a un padre o madre decirle a su hijo la famosa coletilla ¿Qué se dice…? Puuuf 
Me parece una falta de respeto hacia el niñ@ corregir la supuesta falta de educación delante de otras personas

Creo que el problema está en que los adultos pretendemos que los demás vean lo  bien que educamos a los niñ@s y forzamos a los pequeños a decir un  “buenos días” “por favor “ o “gracias” cuando en realidad los que queremos parecer educados somos los padres.

¿De que sirve exigir al pequeño que repita los modelos de buena urbanidad como un lorito?

Los niños aprenden por imitación, si nosotros les damos  las gracias a ellos cuando tienen un detalle y les pedimos las cosas por favor, ellos lo harán también  y de forma natural.


Si le ofrecen algo al niño y el no da las gracias,  siempre podemos agradecer nosotros por él, de esta manera le estamos dando el ejemplo y no le forzamos.

Puede parecer  que no le doy importancia a los “gracias “de un niño o que no valoro los buenos modales cuando en realidad, se me caía la baba cuando de pequeñita  mi hija me daba las gracias por un gesto amable hacia ella,( recuerdo que una vez me dio las gracias tras limpiarle el culete ) pero siento que es mejor que los niños le den su propio significado a la palabra  y creo que es mucho más importante enseñar a los niños el verdadero significado de la palabra gratitud, que enseñarles “buenos modales”.

¿Qué pensáis vosotr@s?